Archivo de la etiqueta: Ambiente

Nuestra mala educación hídrica

En esta oportunidad vuelvo con un trabajo publicado por el diario mendocino Los Andes (Argentina) en su versión online, donde se toca el tema de lo descuidados que somos en el cuidado de nuestros recursos hídricos.

No es un tema viejo, es algo que se viene hablando desde hace tiempo. En realidad pienso que no le prestamos atención porque muchos de los que leemos estas líneas tenemos la dicha de vivir en una zona donde se dispone del recurso vital con el girar de una perilla o llave de paso. Pero existen decenas de miles de otros que darían todo por un poco de agua potable para vivir.

El artículo fue realizado por Mason Inman de National Geographic News © 2010

Río contaminado - Espuma provocada por detergente y aguas servidas en Río Tieté en la ciudad de Pirapora, cerca de Sao Paulo, Brasil. Foto de Mauricio Simonetti. Fuente: gettyimages

Ochenta por ciento de las reservas mundiales de agua, en peligro

La biodiversidad en los ríos y nuestra seguridad hídrica están en serios problemas, según un extenso estudio de vías fluviales dado a conocer la semana pasada. Casi 80% de las fuentes de agua de la humanidad está en riesgo, y dos tercios de los hábitats ribereños del mundo. Los puntos críticos de preocupación incluyen casi toda Europa, el subcontinente indio, el este de China, el sur de México y el este de las Rocallosas en EEUU.

Pese a todos los presagios negativos, los expertos afirman que talvez haya esperanza de restaurar los ríos y asegurar las necesidades futuras de agua de las ciudades, campos de cultivo, producción energética, industria -y los ecosistemas- “trabajando con la naturaleza”.

“Nosotros, como sociedad global, estamos cuidando muy mal nuestros recursos hídricos”, dice Peter McIntyre, codirector del sondeo y zoólogo de la Universidad de Wisconsin, Madison.

Los ríos, pantanos, lagos, y la vida que depende de éstos, corren riesgo en todo el mundo debido a una variedad de presiones, incluyendo el uso exagerado de agua, contaminación, introducción de especies exóticas y sobre pesca, según el nuevo estudio, publicado en la revista Nature.

La investigación traza todas estas presiones y más de veinte adicionales; es el primer mapa detallado de las amenazas para la seguridad acuífera humana y la biodiversidad ribereña.

Recurriendo a la fuente

“Vemos ríos de muchas partes del mundo entrando en crisis”, señala Charles Vorosmarty, co líder del estudio e investigador hidráulico del City College de Nueva York, ubicado en esa ciudad.

“Siempre que hay densidades sustanciales de gente, siempre que hay tierras de cultivo sustanciales, y siempre que hay intensa industrialización, ahí es precisamente donde encontramos problemas”, destaca.

La raíz de muchos de ellos yace en el lugar de residencia escogido por la gente. “Nos asentamos en sitios realmente peligrosos, como deltas costeros o terrenos aluviales”, considera Vorosmarty.

Para proteger a la gente que vive ahí, “requerimos cuidado y atención constante en términos de ingeniería, para construir diques cada vez más altos, por ejemplo”, acota.

Según el nuevo informe publicado en Nature, las fuentes de agua soportan las mayores presiones en muchos de los terrenos aluviales y deltas del mundo, incluyendo el río Yangtsé, donde China ha construido una represa, y a lo largo del río paquistaní Indus, donde inundaciones devastadoras recientemente desalojaron a millones de personas.

Junto con la gente de todos estos pueblos y ciudades viene la necesidad de alimentarlos. Un problema importante es que la gente literalmente está desecando los ríos para garantizar una oferta confiable del elemento para la agricultura, según los autores del informe.

“Muchos arroyos y tierras aluviales alguna vez permanentes ahora están secos casi todo el año porque han sido sepultados o son víctima de la reingeniería para propósitos humanos”, escribe Margaret Palmer, bióloga de la Universidad de Maryland, en un comentario también publicado por Nature.

Muchos países en desarrollo siguen la misma ruta tomada por los países desarrollados hace más de 100 años, afirma Vorosmarty, haciendo referencia a las muchas veces complejas y caras obras de ingeniería como presas, reservas, canales de irrigación, diques, túneles y oleoductos utilizados para controlar, desviar y distribuir agua.

“Es la visión del siglo XX” de que podemos “tapar un problema con concreto y cañerías”, considera.

Sin embargo, advirtió, muchos países en desarrollo no tienen ni el dinero ni la energía para seguir este camino por mucho tiempo.

Restaurando ríos

Hay formas de “trabajar con la naturaleza para evitar que surjan problemas”, considera Vorosmarty. “Se podría decir que una fluida onza de prevención vale un galón de curas”.

Los proyectos que “trabajan con la naturaleza” e intentan restaurar flujos más naturales pueden ayudar a aliviar las presiones sobre los ríos y mejorar la calidad del agua, sostiene el nuevo estudio.

La mayoría de los esfuerzos de restauración de ríos se ha registrado en los países más ricos, con apenas éxito limitado, subraya McIntyre.

“Los intentos por restaurar algunas de las funciones naturales de los ríos y arroyos cuestan una pequeña fortuna”, destaca, “y únicamente logrará restaurarlas parcialmente, en la mayoría de los casos”, considera.

Pero hay algunos casos exitosos, como el río Misisipí. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército y los gerentes hidráulicos locales de Luisiana han comenzado a dejar que el río inunde los campos adyacentes, como lo hacía antes que se generalizara la construcción de diques luego de la devastadora inundación de 1927.

De esta forma, esos campos sirven “como grandes absorbedores de impactos para evitar daños (e inundaciones) río abajo”, donde las ciudades, y no las tierras de cultivo, corren riesgo, considera Vorosmarty.

Otro caso exitoso es la fuente de agua de la Ciudad de Nueva York, que se ha mantenido limpia -a relativamente bajo costo- protegiendo los bosques y demás tierras de las cuencas que alimentan la Gran Manzana.

Los bosques ayudan a filtrar el agua y mantienen firme el suelo, evitando que mucho sedimento se deslave, lo que a su vez mantiene más limpias las reservas que nutren a la Ciudad de Nueva York.

“La Ciudad de Nueva York se ahorró miles de millones de dólares” en costo de tratamiento de agua, precisa Vorosmarty, garantizando que la tierra río arriba pudiera seguir nutriendo agua limpia, un “servicio gratuito del ecosistema”.

McIntyre señala proyectos similares actuales en Bogotá, la capital colombiana, y en otras ciudades suramericanas.

Robin Abell, biólogo conservacionista del Fondo Mundial de Vida Salvaje, afirma que aunque los esfuerzos de preservación son “bastante promisorios, los casos de conservación de ríos son raros, típicamente a escala local, y muchas veces resultan de grandes inversiones”.

“Seguimos luchando por encontrar estrategias que puedan hacer una diferencia importante para la biodiversidad del agua dulce”, agrega.

Por Mason Inman – National Geographic News © 2010


Anuncios

Hallan “manto microbiano” frente a costas sudamericanas

Un enorme y diverso ecosistema microbiano del tamaño de Grecia, que forma una de las mayores masas de vida del planeta, fue descubierto frente a la costa occidental de Sudamérica por un equipo de científicos chilenos.


El hallazgo se inscribe dentro de la iniciativa del Censo de la Vida Marina, un estudio de diez años que busca hacer un inventario de las especies que integran el ecosistema marino.

El vicepresidente del comité directivo del Censo de la Vida Marina, el doctor Víctor Ariel Gallardo, señaló a BBC Mundo que “a lo largo de Perú y Chile, frente a la plataforma continental, hay una superficie compuesta por bacterias, similar al área de un país como Grecia. En volumen estamos hablando de millones de toneladas, principalmente de bacterias filamentosas y multicelulares”.

Según el doctor Gallardo, estas bacterias -que tienen “parientes” en el Precámbrico y en el Arqueano, es decir, de hace más de 3.000 millones de años- posiblemente sean vestigios de lo que había en el océano primitivo y se encuentran en áreas marinas profundas donde hay poco o nada de oxígeno.

De acuerdo con los exploradores del océano el conocimiento de la sorprendente cantidad de especies es fundamental para entender el tamaño, la dinámica, y la estabilidad de la cadena alimentaria de la Tierra, del ciclo de carbono y otros procesos en el planeta.

Los científicos tratan de descifrar el propósito de la naturaleza detrás de una sorprendente variedad de pequeñas criaturas del océano, como los microbios y animales del zooplancton, cada uno de los cuales podría estar a la espera de que se le permita multiplicarse y dominar.

Misterios y soluciones

El mundo bacteriano que vive en los océanos se considera una fuente de soluciones a problemas de la humanidad, en las áreas de salud, energía y medio ambiente.

Las actividades humanas pueden incentivar la multiplicación de microbios.

Karenia brevis (Foto:MBL)

Gallardo, quien junto a la profesora Carolina Espinoza realizó la investigación, indicó que actualmente se buscan bacterias que puedan producir hidrógeno, el cual posteriormente sería utilizado a través de tecnologías especiales –aún por desarrollar- para el reemplazo de combustibles fósiles y así solucionar el problema del dióxido de carbono y el calentamiento global.

Además, el hallazgo es importante debido a que esta biomasa forma una parte esencial en la cadena trófica marina, el proceso de transferencia de energía alimenticia a través de una serie de organismos, en el que cada uno se nutre del precedente y es alimento del siguiente.

“Esta biomasa es consumida por gusanos, caracoles, camarones, que luego pasan a ser alimentos de peces, y posteriormente, sintetizada, al hombre”, añadió.

Vida sin oxígeno

A profundidades medias del océano, donde hay poco oxígeno, la mayoría de la vida no puede sobrevivir. Sin embargo, ciertos microbios lo consiguen, y donde la capa de mínimo oxígeno se encuentra con la plataforma continental, se han formado tapices de filamentos multicelulares.

Se trata de especímenes imponentes para los estándares microbianos. Van desde los 2 centímetros (el ancho de un centavo) hasta 7 centímetros (la longitud de un lado de una galleta de soda). Los filamentos más grandes tienen cerca de la mitad del grosor de un cabello humano.

Según el Censo de la Vida Marina, los biólogos han encontrado estos tapices frente a las costas en la zona central y norte de Chile y Perú.

Bacterias gigantes se han detectado en sulfuro que se filtra en el Archipiélago de Galápagos, Ecuador, y frente a las costas del Pacífico de Panamá y Costa Rica.

La investigación que se lleva a cabo en Chile quedó paralizada debido al tsunami.

Carolina Espinoza del equipo investigador en Chile

Los investigadores creen que estos mantos de microbios se podrían extender desde el sur de Chile hasta Colombia y podrían estar presentes bajo las capas mínimas de oxígeno en el planeta.

Científicos señalan que las actividades humanas también estimularían la formación de mantos, ya que esteras similares se han encontrado en zonas donde se acumulan desperdicios.

Actualmente, el equipo de expertos enfrenta numerosos obstáculos para realizar investigaciones vinculadas al impacto que tuvo el tsunami que se registró en Chile en los fondos marinos.

El doctor Gallardo dijo que las investigaciones están en cero porque el laboratorio quedó totalmente destruido, por lo que hizo un llamado a la solidaridad internacional para poder continuar con el trabajo.

El estudio chileno es uno de los 14 proyectos de campo del Censo de la Vida Marina. De ellos, cuatro se centran en la exploración de especies difíciles de ver -diminutos microbios, zooplancton, larvas- en el lecho marino.

El informe final de este audaz proyecto de diez años será presentado en octubre de 2010.

La iniciativa involucró a más de 2.000 científicos de 80 países y los investigadores creen que el resultado del censo sentará las bases científicas para nuevas políticas marinas que ayuden a conservar los hábitats de las especies.

Muchísimas gracias a BBC Mundo. Todos los derechos reservados

Ni cremación, ni entierro: liquidificación

Un bioquímico escocés cree haber hallado la mejor forma para deshacerse de un cuerpo sin contaminar el medio ambiente.

Ni  cremación, ni entierro: liquidificación

“Hidrólisis alcalina”

A simple vista puede confundirse con una lavadora industrial, una secadora o incluso con una suerte de tomógrafo.

Pero en realidad, este aparato diseñado en Escocia es un dispositivo que -según sus creadores- permite deshacerse de los restos humanos de una forma más ecológica que la cremación o el entierro.

La técnica, conocida en inglés como Resomation, imita el proceso de hidrólisis alcalina que ocurre naturalmente cuando un cuerpo se descompone. Sólo que este caso, la descomposición que normalmente ocurre en un lapso de hasta 20 años, se produce silenciosamente en cuestión de dos o tres horas.

“Nosotros sumergimos el cuerpo en una solución de agua con hidróxido de potasio y lo sometemos a un temperatura de 180ºC”, le explicó a BBC Mundo Sandy Sullivan, una de las personas detrás de esta iniciativa.

Como resultado se obtiene una pila de cenizas, similares a las que produce la cremación.

Las ventajas ecológicas, según Sullivan, son múltiples.

“En principio, tiene el beneficio de que no requiere espacio. Y en comparación con los métodos de cremación tradicional, tiene una huella de carbono mucho menor ya que utiliza ocho veces menos energía”, explicó Sullivan.

“Además no produce emisiones de dioxinas ni de mercurio dado que, al final del proceso, las amalgamas de la dentadura pueden recuperarse”.

Caderas postizas, como nuevas

El cuerpo se envuelve en una funda de seda (también puede ser lana o cuero) y se coloca dentro de un ataúd de madera para trasladarlo al aparato.

Restos

“Restos”

Como la madera no puede ser sometida al proceso de hidrólisis alcalina, el cajón se recicla para el próximo cuerpo.

Otra ventaja adicional, señala Sullivan, es que el método de descomposición acelerado permite reciclar cualquier implante médico que contenga el organismo.

“Después del proceso, los implantes como las articulaciones de cadera o rodilla, por ejemplo, quedan en condiciones impecables. Pueden volverse a utilizar y beneficiar a muchas personas que no pueden acceder a estos tratamiento médicos por falta de dinero”, explicó Sullivan.

En cuanto a su costo, el inventor escocés señala que es muy similar al de la cremación, a la que también se parece en cuanto a la forma de la ceremonia.

Solución amable, económica y verde

El método no es completamente nuevo. Fue desarrollado en el pasado para deshacerse de los cadáveres de animales afectados por enfermedades como la aftosa o el mal conocido popularmente como la enfermedad de las “vacas locas”.

Lo que Sullivan hizo fue transformarlo en un proceso específico para lidiar con el cuerpo de seres humanos.

Actualmente está aprobado en cinco estados de Estados Unidos (Florida, Colorado, Maine, Minnesota y Oregon) y en Toronto, Canadá.

Sullivan espera que para fines de abril el Parlamento Escocés -que está considerando el tema en estos días- apruebe su utilización en Escocia.

“Desafortunadamente no hay una forma linda para irse de este mundo”, dijo Sullivan.

“Creo que al menos este método ofrece una solución compasiva, amable, rápida, económica y además, no contaminante con el medio ambiente”, concluyó el inventor escocés.

Muchísimas gracias a: BBC Mundo.com – Todos los derechos reservados.

Sobre el cambio climático

Excelente, ojalá tengan la oportunidad de verlo completo.

Don’t cry for me Patagonia

Greenpeace llevó al Washington Post un reclamo contra Cristina

15:34|La ONG ambientalista publicó un aviso en el mayor diario de la capital estadounidense en el que la critica por la construcción de la central térmica de Río Turbio, en Santa Cruz. Lo tituló “Don´t cry for me Patagonia” y lo ilustró con la Presidenta caracterizada como Evita.


Greenpeace Argentina publicó hoy un aviso en el diario “The Washington Post” en el que critica a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por el proyecto de construcción de una usina a carbón en la Patagonia.

El aviso, titulado “Don´t cry for me, Patagonia” (No llores por mí, Patagonia), se opone a la decisión del Gobierno nacional de avanzar con la construcción de una planta de energía en base a carbón en la localidad de Río Turbio, Santa Cruz.

La publicación coincide con la visita oficial que realiza la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en estos momentos a los Estados Unidos.

El texto publicado en la edición de este lunes del Washington Post sostiene que “una mujer con visión de largo plazo no pondría en riesgo los glaciares y las reservas de agua de la Argentina”.

Greenpeace le señala a la Presidenta, además, que “invirtiendo en empleos verdes y promoviendo la energía eólica en la Patagonia, su administración tiene la oportunidad de generar un suministro eléctrico limpio, eficiente, moderno y descentralizado”.

“Comenzar a utilizar carbón como fuente de energía a gran escala es una total irracionalidad ambiental y económica que debemos evitar. Argentina tiene muchas y mejores opciones para desarrollar en materia energética”, sostuvo Juan Carlos Villalonga, director de Campañas de Greenpeace.

La organización ambientalista había denunciado que el Gobierno nacional realizó pagos por 142 millones de dólares a la empresa española Isolux Corsán -constructora de la central de Río Turbio- un año antes de la presentación del estudio de impacto ambiental de la obra.

“Seguimos esperando las explicaciones del Gobierno Nacional y de Isolux. También nos gustaría ver a los funcionarios provinciales, que estos días se han enojado mucho con Greenpeace, poner la misma energía en exigir a Isolux una explicación sobre los pagarés y el estudio de impacto ambiental”, concluyó Villalonga.

Muchísimas gracias a Clarín