Animales extintos (II)

COTORRA DE LAS CAROLINAS

El ave fue diezmada para impedir que cayera sobre los cultivos, pero también se le persiguió para obtener plumas para sombreros femeninos. Ya llegando a la década del 1920s se había extinguido la única cotorra original de Norteamérica.

TILACINO

El lobo marsupial o tilacino, también conocido como lobo de Tasmania, tigre de Tasmania y tilacín, fue un marsupial carnívoro del Holoceno. Era nativo de Australia y Nueva Guinea y se cree que se extinguió en el siglo XX. Se trataba del último miembro viviente de su género, viviendo los otros miembros en tiempos prehistóricos a partir de principios del Mionceno. Su pariente más cercano es el demonio de Tasmania, en peligro de extinción.

Generalmente suele culparse su desaparición a la caza intensiva incentivada por recompensas, pero podrían haber contribuido otros factores como las enfermedades, la introducción de los perros o la ocupación de su hábitat por los humanos.

El último lobo marsupial en cautiverio, fue capturado el 1933 y enviado al zoológico de Hobart donde vivió tres años. Este ejemplar murió en 1936 y se cree que murió por negligencia: aislado en el exterior de su refugio, quedó expuesto en un acontecimiento meteorológico raro en Tasmania: un calor sofocante durante el día y temperaturas glaciales por la noche.

TIGRE DE BALI


El tigre de Bali o tigre balinés (Panthera tigris balica) es una subespecie de tigre extinta. Endémica de la isla indonesia de Bali, era la más pequeña de todas, rondando el tamaño de un jaguar. Con la llegada del siglo XX, la población humana aumentó y se aclararon cada vez más zonas de bosque tropical para destinarlas al cultivo, también se persiguió duramente a los tigres por el miedo que inspiraban. Tras la primera guerra mundial, varios cazadores occidentales llegaron a la isla y abatieron tigres por deporte. El 27 de septiembre de 1937 se cazó el último ejemplar.

CIERVO DE SCHOMBURGK


El hábitat original de esta especie se encontraba en las planicies pantanosas de Tailandia, donde vagaba en pequeños grupos alimentándose de hierbas, frutos, juncos y plantas arbustivas. Por otra parte, evitaba los bosques cerrados.

A partir de la segunda mitad del siglo XIX comenzó a extenderse el cultivo de arroz en las tierras pantanosas del interior del país, lo que llevó a la destrucción total del medio natural del ciervo. La caza, motivada por su carne, piel y cuernos, no se realizó en grandes cantidades, aunque es probable que hiciera resentirse la población porque ésta sería para entonces de pequeño tamaño.

En 1938 murió el último ejemplar, que era mantenido como mascota en un templo budista, y fue tiroteado por un lugareño borracho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s